Entrevista a César Yanes y Leandro González, los Federico y Salvador de INSULARIA Teatro.

Entrevista a César Yanes y Leandro González, los Federico y Salvador de INSULARIA Teatro.

“Nos gusta hablarle a los oprimidos.”

Con varios montajes a las espaldas, premios y giras que le han llevado por Toledo, Bolivia o Argentina, la compañía canaria INSULARIA Teatro encara en estos días la recta final hacia el estreno de su último montaje, que será el 17 de marzo en el Auditorio Capitol de Tacoronte. Conversamos esta vez con César Yanes y Leandro González. Ambos artistas reúnen una intensa experiencia sobre las tablas; dos trayectorias, dos mundos a los que nos acercamos para hablar sobre algunos detalles de su última producción: FEDERICO & SALVADOR. Las horas oscuras y doradas.

PREGUNTA: Ustedes cuidan mucho sus producciones. En esta ocasión han apostado por combinar el trabajo con un director consagrado con la novedad de colaboradores como Héctor León en la escenografía. ¿Cómo ha sido el proceso de producción de FEDERICO & SALVADOR? LEANDRO: Se trata de una gran apuesta para la compañía, hemos pasado de un montaje sencillo a uno que requiere un cuidado mayor. De hombre a hombre tuvo un proceso de producción muy básico. En ese caso la gran apuesta fue contar con la magistral dirección de Lioba Herrera, gracias a la cual obtuvimos dos premios, el de Mejor Espectáculo y el Premio Especial del Público en el Certamen Internacional de Teatro Noctivagos 2016. Ahora la apuesta aumenta. Este nuevo espectáculo tiene el sello de originalidad “made in Canarias”. Un texto del dramaturgo Gerardo Barrios. Música original y arreglos compuestos por Juan Carlos León “Mosco”, la voz de la actriz Soraya González, diseño de escenografía y vestuario de Héctor León. Hemos contado también con el diseño de maquillaje de Lilyan Coronel, la fotografía de Santi Boo y el diseño de cartel del palmero Elías Hernández. Un amplio equipo, ya ves… Lo bonito y complicado del proceso de producción ha sido coincidir con esta pequeña familia de profesionales donde cada uno, desde su lugar, ha sabido entender las necesidades generales de la puesta en escena. Uno de los valores de INSULARIA es su cariño por el mínimo detalle. Sin embargo, como con la mayoría de los montajes, la puesta en escena seguirá viva y en cierta medida hay detalles que evolucionarán junto con las representaciones.

P: ¿Qué importancia tiene la música en un montaje? ¿De qué manera se integra en este último proyecto de INSULARIA?

CÉSAR: Quienes nos conocen saben que la música es un elemento muy presente en los espectáculos de INSULARIA, tal vez por nuestra natural melomanía. En esta ocasión contamos, además, con un trabajo musical exquisito a cargo de Juan Carlos León “Mosco”, que ha compuesto y arreglado los temas de este FEDERICO & SALVADOR. Es una composición muy vintage, la verdad.

P: De hombre a hombre, FEDERICO & SALVADOR… ¿Quiere INSULARIA convertirse en una especie de plataforma de reivindicación de los derechos del colectivo LGBTI? ¿Creen que faltan en las carteleras canarias más espectáculos que aborden esta cuestión?

L: Creo firmemente en el poder didáctico y en la fuerza de cambio social que poseen las artes escénicas. La cuestión LGTBI seguirá siendo un frente de lucha hasta el día en que no exista discriminación por razón de sexo, género u orientación sexual. No creo que se trate de una cuestión de cantidad de espectáculos que aborden la temática, sino de la calidad y el modo en que dicho colectivo es abordado y representado en la escena (y fuera de ella). A las carteleras escénicas -no sólo las canarias- le faltan incluir muchas realidades que necesitan verse reflejadas para su normalización, desde el respeto y lejos de estereotipos que, entre otras cosas, incentivan indirectamente el odio, la violencia y la fragmentación social.

C: Es curioso que las dos obras de teatro que hemos producido hasta ahora sean catalogadas por algunos como piezas de teatro gay. En De hombre a hombre hablábamos de las relaciones de poder entre alumno y profesor, y de la dificultad de asumirse personal y emocionalmente; en FEDERICO & SALVADOR de las dificultades por las que pasan los grandes creadores antes de llegar a ser inmortales, y de lo duro que es asumir que cuestiones políticas pueden también (y deben) romper una amistad. Lo secundario es que esas relaciones se den entre dos hombres. Pero si nuestro teatro ayuda a visibilizar y normalizar esa realidad, entonces mejor que mejor. INSULARIA nace con el deseo de combinar proyectos artísticos con causas sociales. Nos gusta hablarle a los oprimidos.

P: A pesar de tu juventud llevas casi dos décadas dedicado al mundo artístico, unas veces como cantante y otras como actor o director. ¿En qué faceta te encuentras más a gusto?

C: Disfruto mucho con cada una de esas facetas, pero quizás la dirección escénica acabe ganando la batalla con el paso del tiempo. Así lo espero.

P: ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar “bajo las órdenes” de Severiano García?

L: Sólo se me ocurren palabras de agradecimiento para Severiano. Por ahora tengo una corta experiencia escénica, pero junto a él no he parado de aprender. Ha sido como tener clases particulares de interpretación con un gran maestro. Aún acercándose la fecha del estreno seguimos descubriendo nuevos matices del personaje, eso me encanta y enriquece.

P: Fuiste, en la anterior producción de INSULARIA Teatro, un joven estudiante con una relación más que especial con su profesor y ahora te ha tocado interpretar al excéntrico pintor catalán. ¿Qué proceso has seguido para adentrarte en la psicología de un personaje como Salvador Dalí?

L: Me he adentrado en su mundo a todos los niveles. Como paso previo al trabajo con el director, primero me parecía vital conocerle en profundidad como artista. Ver la evolución de sus creaciones me dio muchos datos de la evolución de su personalidad. En segundo lugar me aproveché del gran registro audiovisual que existe sobre él. Una vez empezaron los ensayos me entregué al buen ojo del director. Así comenzamos un juego de investigación sobre la excéntrica imagen de Dalí por un lado y, por otro, la amplitud de matices de la humanidad de Salvador.

P: ¿Qué importancia atribuyes a la dimensión física, a la expresión mediante la corporalidad, en la tarea de interpretar un personaje?

L: El movimiento siempre precede a la palabra. La corporalidad de un personaje viene influenciada por muchos elementos internos y externos que lo hacen particular y único al resto. Todo eso hace a un personaje ocupar el espacio de una forma específica, determinada e influenciada por todo lo anterior. Si todo ese trabajo se consigue integrar con el elemento textual, comienza para mi la fisicalidad del Teatro y en definitiva una Danza muy poderosa.

P: Hay un dicho que dice: “en todas partes cuecen habas”. En Canarias, ¿cómo ven el estado actual del circuito teatral? ¿Ha afectado la crisis económica a la labor de las compañías teatrales?

C: Yo soy una persona bastante optimista, la verdad. Debo serlo para poder seguir viviendo de esta profesión tan inestable. Es cierto que la crisis ha afectado a todos los sectores aunque, como siempre, el cultural ha sido de los más dañados. Aun así, en las islas vivimos procesos de profesionalización del sector que eran impensables hace treinta o cuarenta años. Si con menos recursos y más limitaciones, muchas compañías canarias salieron adelante en su momento, ¿por qué no vamos a poder hoy?

P: Integras la plantilla de profesores de la Escuela de Actores de Canarias en Santa Cruz de Tenerife. ¿De qué manera el magisterio influye en tu trabajo artístico? ¿Se produce una especie de intercambio entre el hombre de teatro que eres y el alumnado?

C: Llevo muy poco tiempo como profesor. Este es mi primer año, y es difícil hacer ya un balance sobre esto. Sin embargo, estoy aprendiendo mucho de los alumnos. En cuanto a contenidos, la clase me obliga a estar al día, a actualizarme, a retomar conocimientos de Filología, de Semiótica, de Historia, de Filosofía… A “resetearme”, a fin de cuentas. Y eso tiene mucho que ver con el trabajo del actor en cada papel. Rescatar lo que tenías guardado y volver a usarlo.

P: César nos habló sobre el estado actual del oficio en Canarias. En tu caso, dado que te formaste como abogado, la pregunta es inevitable: ¿cómo valoras la regulación legal del trabajo artístico en nuestro país?

L: La valoro como deficiente. Todo es una consecuencia de algo más global. La despreocupación política por la regularización del sector cultural lleva aparejada una baja profesionalización del entramado empresarial. Esto a su vez ocasiona un alto nivel de precarización laboral de los artistas. Existe una clara división entre las grandes empresas de artes escénicas que pueden hacer frente a todas las exigencias jurídicas, fiscales y administrativas y que se ven obligadas a tener a su plantilla de intérpretes con un mínimo de derechos laborales; y entre el grandísimo porcentaje de trabajadores y trabajadoras de la cultura que sufren explotación y tienen condiciones muy precarias (trabajo no remunerado, pago tardío del trabajo realizado, condiciones lamentables de seguridad e higiene en el trabajo, y condiciones pésimas que aseguren una vida y jubilación dignas). La autoexplotación es otro caso habitual en nuestro sector. La solución a todo esto siempre será la organización y coordinación del sector laboral de las artes escénicas.

P: El estreno de Federico & Salvador está a la vuelta de la esquina, ¿pueden chivarnos algo del montaje?

L: Un chivato diría que Federico y Salvador no acaban juntos, pero no me gusta destripar los finales así que podría decir que se trata de un brebaje de Romancero entre INSULARIA y Severiano García con toques surrealistas y Barracas… (Risas de ambos).

P: ¿Por dónde irán los próximos montajes de INSULARIA Teatro? ¿Qué temáticas quiere abordar la compañía en un futuro próximo?

C: Tenemos entre manos varios proyectos, pero aún es pronto para anunciar nada. Lo que sí es seguro es que volveremos a contar con la dramaturgia de Gerardo Barrios. Para mí, personalmente, es un placer que forme parte de la familia INSULARIA. Creo que es un autor con un talento enorme, y con una inquietud social en sus textos que va en la línea de lo que queremos contar en nuestra compañía.

Deja una respuesta

Su correo no se publicara